La Quiaca 1997

Visitar el pasado con los ojos de presente ofrece sorpresas de todo tipo, lo vivido se parece bastante a un espejismo y en la medida que intentamos acercarnos, poco a poco se va desvaneciendo. Lo interesante es permitir que los recuerdos dejen aflorar sensaciones, cosas puntuales, hitos y de ahí agarrarse para contar lo que fue.
Tanto Alejandro como Elvio se sorprenden al caer en la cuenta de que pasaron nueve días en la ciudad de Salta. Incluso no entienden cómo fueron capaces de no registrar absolutamente nada en la agenda de viaje acerca de lo sucedido en ese lapso de tiempo. Después de todo tipo de súplicas y un esfuerzo intelectual desmedido, poco a poco van a pareciendo vivencias desordenadas, pero hechos destacados al fin.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Crea un sitio web o blog en WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: