Arte de Tapa

Un libro puedo tener cincuenta o quinientas páginas, pero nunca tendrá más que una sola y única tapa, vaya injusticia la cometida con el resto del contenido si esa primera impresión no llegara a convencer. En tiempos donde el envase vale más que lo que lleva dentro, estamos frente a un absurdo desafío: el de gustar a primera vista.

Si de comparaciones y apreciaciones a primera vista se trata, podemos pensar en una película, un libro o una obra de teatro si se quiere, todas expresiones culturales que llevan meses, incluso años de trabajo. Involucrando, quizás, centenares de personas, se ven reducidas a una imagen que debe mostrarlo todo en un vistazo, la tapa, el poster, esa pequeña ventana que nos muestra un poco del todo que se encuentra dentro.

En el caso del libro y la película cuentan con dos aliados: la contratapa y el avance, de todos modos, quienes llevan la mayor responsabilidad son las tapas, a esta altura algún intelectual estará cuestionándome y está bien que así sea. Yo también soy parte de una generación que solo necesita ver el nombre del autor para comprar o no un libro, más allá de algunos hallazgos, en mi caso personal un Sábato o un Cortázar en el lomo de la publicación eran motivos suficientes para elegirla.

Nuestra tapa

Metiéndonos de lleno en la tapa de Fuimos Mochileros me gustaría correr un poquito el telón detrás del cuál se oculta toda la historia de esta creación única e irrepetible como la foto que la ilustra.

A pesar de que los hechos relatados en el libro son de tiempo pasado, la foto de tapa es actual y cuenta con varias particularidades, la primera es que en el momento en que nos tomaron la foto no sabíamos que nos estaban inmortalizando. De hecho, lo supimos dos días más tarde, en ese instante iniciábamos la caminata que se relata al final del libro en la parte de “Extras”, y mientras nos alejábamos, Verónica (mi mujer) disparaba la lente de su cámara cuando caminábamos de espaldas.

La foto muestra una de las callecitas de Puerto Pirámides, la misma que desemboca en el acceso al Camping Municipal y que se encuentra entre la Primera y Segunda bajada al mar. La serie de fotografías que retrata nuestra partida son varias, aunque esa fue la elegida por encuadre y dimensiones ideales para la tapa en la que pensamos.

¿Por qué de espaldas? Es una pregunta que nadie me ha hecho todavía, porque siento que estamos entrando al texto, con nuestras mochilas cargadas de sueños y aventuras nos metemos de lleno en un viaje al pasado, ese tiempo pretérito que actualiza nuestros viajes de mochileros.

Otro dato que puede resultar increíble y para muchos autores absurdo, es que hasta no contar con el diseño de tapa no escribimos ni un solo párrafo, esa es una tara muy mía y la asumo con todas sus falencias, pero me es imposible imaginar un texto sin título o un libro sin su tapa.

Tal es así que lo primero que vino a mi cabeza fue esa foto que nos muestra a ambos luego de veinte años haciendo lo que más nos gusta: “mochileando”.

Tapa mochileros final.png

Retoques y modificaciones

De la tapa original existieron algunas modificaciones, no muy a la vista, pero si importantes cuando nos ponemos finos en los detalles, en más de una ocasión se corrió de lugar el encuadre ya que el tamaño original en que diseñamos el libro se cambió durante la edición y corrección, labor que estuvo a cargo de un genio llamado Damián López.

Luego el título de tapa con el nombre de los autores tuvo varias pruebas/error hasta que definitivamente quedó en un lugar y con la tipografía que sugirió nuestro editor. Por último, el texto que va debajo fue el que más cambió. Finalmente llegamos a pensar en quitarlo, o resumirlo, pero no, allí está, tal vez redundando un poco, pero gustándonos que en definitiva es lo que queríamos.

Finalmente les digo una cosa, ustedes sabrán si lo toman como consejo o no, la tapa es algo que debe gustarnos primero a nosotros mismos, debemos enamorarnos de ella para así poder enamorar a otros. Como todo en la vida, si no estamos convencidos nosotros mismos de algo, será imposible que podamos transmitirlo.

Estoy convencido que esta tapa es la mejor tapa que podíamos ofrecerles, ahora sí: pasen y lean.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Create a website or blog at WordPress.com

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: